Cada día. Seis de noviembre. A la sombra de tus alas

5d304-mars-20151226_16150358363_oA veces uno sale a la calle, sobre todo en algunas épocas del año, y sin saber cómo, ni porqué se le viene un “chaparrón”, en ocasiones de agua, otras de viento, o incluso de problemas, dificultades, complicaciones….

Es el momento de refugiarse. Ante las tormentas materiales lo hacemos, ¿por qué no hacer lo mismo en las espirituales?

Recógete, entra a tu interior, para todo, habla con Dios, con los ángeles, contigo mismo…, refúgiate en los brazos de tu Padre Dios…., luego vuelve al fragor, renovado.

Bastan unos minutos, son más que suficientes para retomar el camino con brío.

Salmo 17 (16),1.5-6.8.15.

Escucha, Señor, mi justa demanda,
atiende a mi clamor;
presta oído a mi plegaria,
porque en mis labios no hay falsedad.

Y mis pies se mantuvieron firmes
en los caminos señalados:
¡mis pasos nunca se apartaron de tus huellas!
Yo te invoco, Dios mío, porque tú me respondes:

inclina tu oído hacia mí y escucha mis palabras.
Guárdame como a la niña de tus ojos,
escóndeme a la sombra de tus alas,
Pero yo, por tu justicia, contemplaré tu rostro,

y al despertar, me saciaré de tu presencia.

Anuncios

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en Cada día. Pensamiento y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s