La despedida. ¿Cómo acompañar a un enfermo terminal?

La  despedida

¡Cómo acompañar a un enfermo terminal!

A nivel humano, la vida nos presenta situaciones en las cuales no sabemos qué hacer o cómo comportarnos. Nuestra intención es ayudar pero, ¿cómo hacerlo?

─“A mi amigo Pedro, los médicos le han desahuciado, ya no le pueden aplicar más sesiones de quimioterapia, ¿qué puedo hacer por él? Es un chico joven, lleva poco tiempo casado, sus hijos son pequeños. ¡Esto no tiene sentido!”─escribe una amiga.

Hace algunos años una religiosa gallega llamada Mercedes relataba su experiencia de cómo al terminar el noviciado, siendo jovencita, le destinaron a Venezuela. Cuando la fueron a despedir al puerto, viajaba en barco, era como si el trayecto fuera de ida y nunca regresara. ─Antes era así, ─decía─ estos viajes transoceánicos eran una despedida casi definitiva de la familia. Era un momento difícil porque una no sabía si regresaría, si volvería ver a sus padres y a sus hermanos…

Algo semejante a lo que vivió Mercedes, pasa con la despedida de alguien que se va al otro mundo, al más allá.

Imaginemos la despedida de Mercedes. Ella ya tiene decidida su marcha. Está en el andén esperando el embarque. La familia, sus padres, sus abuelos, sus hermanos, sus amigas la rodean. Y empiezan a decirle: ─Mercedes, no te vayas, te necesitamos. ¿Por qué te vas? ¡Quédate con nosotros! ¿Qué vas a hacer a Venezuela?

Por fin, Mercedes sube al barco. Supongamos que tiene un móvil al que le puedan llamar. Todos los días, los padres, por teléfono le dicen: ─ ¿Por qué te fuiste? ¡Ya no nos quieres! ¿Por qué nos hiciste esto? Tu padre está destrozado, tu mamá no duerme, no come, está depresiva, solo habla de ti….

¿Le ayudan a Mercedes con esta actitud? ¿En quién están pensando?, ¿en su bien, o en el de Mercedes?

Ahora veamos otra escena que ocurre en el mismo puerto, con los mismos protagonistas; los familiares le dicen mientras la despiden en el puerto: ─“Mercedes, estamos orgullosos de ti. Rezamos para que todo te vaya bien. Llámanos cuando llegues para saber cómo te ha ido. Disfruta de Venezuela, dicen que es un hermoso país. Te queremos, nos gustaría que estuvieras siempre con nosotros, pero ya sabemos que eso no es posible que tienes que seguir tu camino, cuenta con nosotros cuando lo necesites, llámanos cuando quieras. Te queremos, gracias por haber sido tan buena con nosotros…”.

¿Le ayudarían más a Mercedes estas palabras o las anteriores? ¿Cómo irá más contenta y tranquila, en esta última situación o en la anterior?

Los seres que van falleciendo a nuestro lado se van a un Lugar lejano, Desconocido, para nosotros. Emprenden un viaje que, en poco tiempo, nosotros mismos vamos a recorrer. Debemos acompañarlos, animarlos, darle las gracias por lo compartido. Si hacemos bien la despedida, a la persona que se va, le facilitamos mucho el viaje y, al mismo tiempo, nos preparamos para el nuestro.

En este Gran Viaje de la tierra con destino a sabe Dios dónde, vamos acompañados de seres espirituales. Además del ángel del guarda personal, van con nosotros, otros ángeles. Invoquemos a los del arcángel Gabriel que nos custodien en ese viaje. Pidámosle que las personas que se van, no se asusten, no tengan miedo, que lo hagan en paz. En el otro lado la Vida sigue, de otra manera, pero sigue, y, allí esperan a que lo demás vayamos llegando, poco a poco.

Hay varias oraciones, algunas con un largo recorrido a lo largo de la historia, que ayudan en ese momento. Les recomiendo alguno de los Salmos, por ejemplo, el 121. “Desde lo hondo a ti grito Señor, ¡Señor, escucha mi voz!….”

Cuando un ser querido se va, solo nos queda hacer bien la despedida.

Escúchalo en la voz del autor haciendo clik en la flecha

http://www.ivoox.com/despedida-como-acompanar-a-enfermo-terminal_md_4603081_wp_1.mp3″

Gumersindo Meiriño Fernández

Anuncios

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en Artículos de teología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La despedida. ¿Cómo acompañar a un enfermo terminal?

  1. Pingback: Preparando el equipaje. Acompañar a un enfermo grave | Sitio Oficial del Dr. Gumersindo Meiriño Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s