La isla del Sol.

La isla del Sol

Escribe Alfonso: “En tierras extrañas uno muchas veces se siente inseguro y cauteloso. Distinto es el caso de La Isla del Sol, en Bolivia, donde, la tradición dice que nació el astro Sol.  Esta pequeña porción de tierra situada en el corazón delLago Titicaca, está plagada de historias y leyendas que no llevan el caso contarlas. isla.del.sol.meirino

Solamente quiero transmitir mi experiencia en dicho lugar. A pesar de estar a miles de kilómetros de mi casa, ese fue mi hogar por unos días, sintiéndome tan cómodo, relajado, tranquilo, alejado de todos los lujos y el confort de las grandes ciudades encontré un montón de sentimientos en este hermoso lugar. 

Estos evidentemente estaban inactivos entre tanta vorágine rutinaria.

Me gustaría decir que en ese lugar encontré mi Paz”.

La experiencia de Alfonso, ingeniero electrónico, es todavía más impactante si tenemos en cuenta que él trabaja y se mueve en el mundo de la informática.

Es verdad que la isla del Sol, aún no se ha impregnado del gran avance de la ciencia y la técnica. Los celulares y el internet tienen poca repercusión, por lo menos la última vez que estuvimos allí.

Lo más grandioso de la isla es descubrir las maravillas de la naturaleza; el canto de la fuente del Inca, los múltiples recodos que conducen al mar, el cielo azul, el silencio solo roto por el ruido del mar o el canto de los pájaros,…

Aunque el gran protagonista es el Sol, el amanecer, al atardecer, su acompañamiento por las veredas abiertas por las pisadas humanas.

En la isla del Sol el reloj apenas tiene relevancia, la paz, la vida, el agua, vistas preciosas, vida sencilla, ganas de caminar, de respirar aire puro, de sentir el golpe del viento que procede del mar en el rostro, incluso la escasa vegetación hace que no te distraigas de lo fundamental: la vida; los rituales ancestrales relacionados con la Pachamama para el encuentro con los dioses.

Uno de ellos es el paso por las tres puertas denominadas Pumapunco, custodiada por un león de piedra; Kentipunco, custodiada por las plumas de los tominejos y Pilcopunco, adornada por las plumas verdes de un pájaro que ellos estimaban grandemente, el pilco.

O la subida de los sesenta escalones hasta la llamada fuente la vida, fuente de la juventud o fuente de las tres aguas. Para los incas era el símbolo de tres principios básicos de convivencia: Ama Sua, no seas ladrón, Ama Llulla, no seas mentiroso, Ama Khella, no seas perezoso.

Quizás sea recomendable pasar por las tres puertas de purificación de los incas, es decir, purificar el cuerpo, la mente, el espíritu. Para luego beber durante tres días agua pura que brota de la fuente de la vida reencontrándonos con la naturaleza. Para que de esta forma naveguemos en el océano del mundo y descubramos, descubras que en tu corazón existe la isla del sol, ese lugar por el que suspiras y que cuando lo encuentras exclamas, como Alfonso: ¡En ese lugar encontré mi Paz!”.

En tu corazón está la isla del sol.

Léalo en Radio cataratas y escuche el Programa Semanal De Oriente a Occidente haciendo clik  aquí.

Escúchalo en la voz del autor haciendo clik aquí o en la flecha:

http://www.ivoox.com/isla-del-sol-ahi-encontre-mi-paz_md_4020665_wp_1.mp3″

Gumersindo Meiriño Fernández

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en Artículos de teología y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La isla del Sol.

  1. alfonso dijo:

    Me quedo con el ultima frase:
    Alfonso: ¡En ese lugar encontré mi Paz!”.
    En tu corazón está la isla del sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s