SALMO 18 (17) Me coloca en las Alturas

ImageCuando era niño, una tarde al salir de las clases, mientras todos los demás corrían buscando el autobús que les llevaba a casa o salían “disparados” a comprar alguna chuchería al kiosco, o a buscar a sus papás, me fui caminando y subí al pequeño cerro desde el que se divisaba en perspectiva todo el colegio y desde allí miraba lo que estaba sucediendo abajo, con mis compañeros de la escuela.

Desde el pequeño cerro la realidad de otra forma. Todo me pareció más pequeño y desde allá arriba me sentí como el héroe de alguna historia de cine o de un comic.

Algo semejante me pasó años después siendo sacerdote. Escuché a la gente de la ciudad hablar de las imponentes columnas de un enorme puente que recién habían construido para que pasase por allí la autopista. A los pocos días acompañé a un alma, como sacerdote, camino del cementerio para despedirlo. El cementerio está a las afueras, en un montículo, desde allí mientras caminábamos despacio hacia el camposanto miré a lo lejos y  pude ver con perspectiva y más abajo el imponente puente y, desde allí me pareció pequeño, muy pequeño…

Este salmo es precioso. Recuerda que el Señor te pone en lo Alto,

Porque dice: “me coloca en las alturas”,

Desde ahí, desde lo Alto, desde los brazos de Dios Padre, verás la vida en su verdadera dimensión, la mirarás con perspectiva real y le darás gracias a Dios por cada día que regala.

Te parecerán mucho más pequeñas las dimensiones de tus dificultades, de tus problemas, se transformarán en pequeños muy pequeños…., sentirás el aliento de Dios en tu corazón, te parecerá que vuelas por encima de ellos…

Acércate de Dios. El te sube a lo Alto.

Lejos de Dios bajas al vacío y al valle de la nada.

Paz y Bien de parte de Dios, el Altísimo que te bendice.

Gumersindo Meiriño Fernández

Escucha el comentario y el salmo en audio haciendo clik en la flecha:

http://www.ivoox.com/salmo-18-17-el-misterio-salmos_md_2600712_1.mp3″

SALMO 18 (17), 31-51

Me coloca en las alturas

Perfecto es el camino de Dios,
acendrada es la promesa del Señor;
él es escudo para los que a él se acogen.

¿Quién es dios fuera del Señor?
¿Qué roca hay fuera de nuestro Dios?
Dios me ciñe de valor
y me enseña un camino perfecto;

él me da pies de ciervo,
y me coloca en las alturas;
él adiestra mis manos para la guerra,
y mis brazos para tensar la ballesta.

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en El misterio de los Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.