Amanece la Luz para el justo. Salmo 97 (96)

meirino.gumersindo.luz¿Cómo te ha ido la semana?

“Amanece la luz para el justo”.

Es una mujer de mediana edad. Tiene fuerza. Ha sido, es, una mujer que tira del carro de su familia con valentía, sin miedo. Comenta: —“A veces siento ira y rabia. Es solo unos instantes, pero no puedo superarlo”.

—Si lo reconoces, tienes ya solucionada la cuestión en un setenta por cien. Es darse cuenta de que tú no puedes hacer justicia a todo y a todos. Entiendes que hay situaciones que no dependen de ti y despiertas a una nueva realidad. Si tienes venganza, odio, rabia…, no es lo mejor para ti, no dejes que afloren en tu mente… y, deja que, por el contrario, florezca la comprensión, la misericordia y aparecerá la Luz.

En la vida del justo, del que conoce a Dios personalmente, no como una teoría, si no como Alguien Real, descubres “un fuego que avanza delante de El, que abrasa todo lo negativo, venganza, odio, rabia…

Se abre un nuevo Sol.

No dejes que nada ni nadie te robe la Paz.

No dejes que nada ni nadie enturbie tu existencia de cada día.

El Sol sale cada día.

Amanece cada día con Alegría y Paz.

Da gracias a Dios.

A caminar con optimismo porque te quedan por delante veinticuatro horas de celebración Alegre.

Hasta la próxima semana. Que el fuego disipe todo miedo y oscuridad de tu vida, bendiciones.

 Gumersindo Meiriño

SALMO 97 (96)
Amanece la Luz para el justo

 

.
 

1El Señor reina, la tierra goza,
se alegran las islas innumerables.
2Tiniebla y nube lo rodean,
justicia y derecho sostienen su trono.

3Delante de él avanza fuego,
abrasando en torno a los enemigos;
4sus relámpagos deslumbran el orbe,
y, viéndolos, la tierra se estremece.

5Los montes se derriten como cera
ante el dueño de toda la tierra;
6los cielos pregonan su justicia,
y todos los pueblos contemplan su gloria.

7Los que adoran estatuas se sonrojan,
los que ponen su orgullo en los ídolos;
ante él se postran todos los dioses.

8Lo oye Sión, y se alegra,
se regocijan las ciudades de Judá
por tus sentencias, Señor;

9porque tú eres, Señor,
altísimo sobre toda la tierra,
encumbrado sobre todos los dioses.

10El Señor ama al que aborrece el mal,
protege la vida de sus fieles
y los libra de los malvados.

11Amanece la luz para el justo,
y la alegría para los rectos de corazón.
12Alegraos, justos, con el Señor,
celebrad su santo nombre.

 

Anuncios

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en El misterio de los Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s