Señor, tú eres mi escudo. Salmo 3

flor.cactus.gumersindo¡Qué tal amig@! ¿cómo te ha ido la semana?

Seguimos orando con los salmos. Hoy les pido que se den cuenta de la presencia de Dios siempre cercano. También cuando parece que no nos escucha, en los momentos duros y de prueba.

Estemos atentos y pidamos la protección de Dios con confianza de hijos, sabiendo que otras muchas personas están como tú orando al que nunca se esconde, al que siempre está contigo, aunque tú no lo veas, no lo sientas, no lo toques…,

Dios está aquí  y te escucha. No lo olvides.

Hasta la próxima semana te envío la bendición de DIOS PADRE

Gumersindo Meiriño

Salmo 3

Señor, tú eres mi escudo

2Señor, ¡cuántos son mis enemigos,

cuántos los que se levantan contra mí!,

3cuántos dicen de mí:

¡Ni siquiera Dios le ayuda!

4Pero tú, Señor, eres un escudo en torno a mí,

mi gloria, tú me haces levantar cabeza.

5Si a voz en grito clamo al Señor,

Él me escucha desde su monte santo.

6Me acuesto, enseguida me duermo,

y me despierto, porque el Señor me sostiene.

7No temeré las saetas de un ejército

desplegado alrededor contra mí.

8¡Levántate, Señor, sálvame, Dios mío!

Abofetea a todos mis enemigos,

rompe los dientes de los malvados.

9¡De ti, Señor, viene la salvación,

y la bendición para tu pueblo!

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en El misterio de los Salmos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Señor, tú eres mi escudo. Salmo 3

  1. MARIA dijo:

    Gracias por estos salmos estupendos que nos reconfortan.

  2. veritas dijo:

    La Virgen de Guadalupe, desde el Cerro del Tepeyac, les bendiga y proteja en todo lo que emprendan.

  3. veritas dijo:

    quienes tienen “la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio”.
    Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios.”
    Tiempos muy difíciles se vienen, si la Iglesia sigue empeñada en dialogar sin ton ni son, y no cumple con su misión de enseñar y de convertir. Y para convertir es imprescindible mantener “las diferencias que separan y laceran”, para superarlas con la doctrina salvífica de la única religión verdadera.
    De otro modo, se impondrá la “paz del mundo” y no la que da Cristo Nuestro Señor.

  4. veritas dijo:

    Culto antropoteista del Anticristo: «la adoración sacrílega del hombre por el hombre, que será la herejía del Anticristo» (Castellani, El Apokalypsis, ed. Paulinas, Buenos Aires 1963, p.38).

    La religión del hombre, el humanismo ateo, es la característica de la nueva religión antropocéntrica, del actual Ecumenismo.

    «En el Anticristo habrá dos cosas, un sacrilegio y una herejía (“Segunda Bestia”). Se hará adorar como Dios, lo cual es un sacrilegio, y por cierto el máximo, y para ello se servirá como de instrumento de un culto religioso derivado espúreamente del mismo Cristianismo: Es decir, de una herejía cristiana que pareciera ha nacido ya en el mundo. (…) y así el poder político deificado y encarnado en un “plebeyo genial” y apoyado por un sacerdocio, será la abominación de la desolación y el reinado del Anticristo.» (Ibid. p. 38-39).

  5. veritas dijo:

    La primera herejía, por lo que sabemos de ella, se parece a la última herejía. Quiero decir, a la de nuestros tiempos; y se puede decir que transcurre transversalmente toda la historia de la Iglesia, y es como el fondo de todas las herejías históricas. Era una especie de gnosticismo dogmático y laxismo moral, un “sincretismo”, como dicen hoy los teohistorigrafos. Era una falsificación de los dogmas cristianos, adaptándolos a los mitos paganos, sin tocar su forma externa por un lado; y concordantemente, una promiscuación con las costumbres relajadas de los gentiles; nominalmente, en la lujuria y en la idolantria (…)

  6. veritas dijo:

    Tomás de Aquino
    En los primeros días de noviembre de 1273 comienza Santo Tomás con el tratado de la Penitencia. Dicta y escribe varias cuestiones a la vez. El día 5 de diciembre termina dictando la cuestión 90, que versa sobre las partes de la Penitencia en general. En la mañana del día siguiente, el 6 de diciembre de 1273 cuando celebró la misa de la Festividad de San Nicolás en la capilla del convento de Nápoles dedicada a ese santo, vivió una profunda transformación (fuit mira mutatione commotus). Ha tenido un arrobamiento muy prolongado y ha derramado muchas lágrimas. Está como fuera de sí. Como era su costumbre, oye otra Misa, pero no ayuda en ella. Quieto, de rodillas, no hace más que llorar, aunque no está triste… A partir de allí, habiendo llegado al tratado de la Penitencia de la tercera parte de la Summa, dejó de escribir y dictar a sus ayudantes (et post ipsam Missam numquam scripsit neque dictavit aliquid, imno suspendit organa scriptionis in tertia parte Summae, in tractatu de Poenitentia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s