Salmo 121. Llegando a la ciudad de la Paz.

loto_gumer.meirinoLlevaba diez años en el planeta tierra cuando escuché en la Capilla del seminario menor de la Inmaculada este salmo cantado. Cada mañana, sonaba una y otra vez, en el canto de entrada de la Misa. Más de cien niños recién despertados lo entonábamos con entusiasmo.

Es una canción alegre, optimista, triunfal. Pero aquel niño no entendía porque se tenía que alegrar de llegar a Jerusalén.

Jerusalén significa, según su propia etimología, “la ciudad de la PAZ”.

Estamos caminando…,  cuando uno llegamos a los umbrales, a la entrada, de “la ciudad de la Paz”, estallamos en gozo y alegría.

Los judíos peregrinaban una vez al año, a la ciudad física de Jerusalén, llegando a sus puertas, desbordaban en cantos de alegría.

Es lo mismo que sentimos nosotros cuando tenemos paz en el corazón. Es la sensación que tiene uno cuando toma la decisión de amar, de perdonar y ser perdonado, de reencontrarse con un amigo, de sentir el viento, los pájaros, de descubrir el amor de Dios detrás de cada acontecimiento… y llenar el corazón de paz.

Es la misma sensación de cuando no puedes respirar por un buen rato y de repente llenas tus pulmones de aire.

Así es el cántico de alegría que brota en tu corazón cuando sientes que es inundado por la PAZ.

Es maravilloso sentir que lo más íntimo de tu conciencia, de tu corazón, es un Santuario donde vive Dios y está lleno de Paz y que casi lo tocas con tus dedos.

¿¡No sientes los cánticos de los ángeles que resuenan en las bóvedas de tu alma cuando tus pasos van por el camino adecuado y te llevan a Ierusalem, CIUDAD DE PAZ!?

Gumersindo Meiriño

SALMO 121
Llegando a la ciudad de la Paz

 

.

 

1¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
2Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén.

3Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
4Allá suben las tribus,
las tribus del Señor,

según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
5en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David.

6Desead la paz a Jerusalén:
«Vivan seguros los que te aman,
7haya paz dentro de tus muros,
seguridad en tus palacios».

8Por mis hermanos y compañeros,
voy a decir: «La paz contigo».
9Por la casa del Señor, nuestro Dios,
te deseo todo bien.

Anuncios

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en El misterio de los Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Salmo 121. Llegando a la ciudad de la Paz.

  1. MARIA dijo:

    NO DEPENDE DE NOSOTROS EL PERDONAR, CUANDO A PESAR DE DESEARLO CON TODO EL CORAZON TE SIGUEN HACIENDO DAÑO GRATUITO, SIN DESCANSO, CUANDO DE CALUMNIAN UNA Y MIL VECES MÁS, CUANDO ESPERAN AGAZAPADOS QUE NO LOS VEA NADIE PARA HACERTE EL DAÑO MÁS ESCABROSO, CUANDO TE INSULTAN APROVECHANDOSE DE TU PACIENCIA.ETC.

    “ME GUSTARÍA UNA RESPUESTA A ESTE CORREO”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s