SALMO 56. Mi corazón está firme

agua.gumer.meirino

¡¿Cómo te ha ido la semana!?

Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme.

Cuando observes el universo

Cuando descubras el orden maravilloso de la naturaleza.

Cuando toques la armonía de todas las cosas.

Cuando disfrutes de la belleza de cada instante.

Te darán ganas de cantar, tocar, bailar …

Cuando venga algún viento o tempestad, te “refugiarás a la sombra de sus alas”, esperando que pase la tormenta

Y luego florecerás y darás gracias.

Dos claves para que tu corazón esté firme.

Descubrir y agradecer todo lo que tienes a tu disposición, todo lo que eres, con tu cuerpo, tu familia, tus amigos….

Ser agradecido es indispensable. Da gracias constantemente a Dios

La segunda saber refugiarte en los brazos de Dios Padre, en los momentos oportunos, confiando.

Las consecuencias de estas dos actitudes son, tocar y bailar en la presencia de Dios Padre y Madre porque tu corazón estará firme.

Firme significa que no duda, que tiene mente clara, decisión propia, porque camina seguro sabiendo que lo hace en la presencia de Dios.

Esta semana toca, baila, agradece, observa todo lo bueno y maravilloso que hay a tu alrededor, empezando por ti mismo.

Hasta la próxima semana. Paz y Bien.

Gumersindo Meiriño

SALMO 56
Mi corazón está firme

.
2Misericordia, Dios mío, misericordia,
que mi alma se refugia en ti;
me refugio a la sombra de tus alas
mientras pasa la calamidad.
3Invoco al Dios Altísimo,
al Dios que hace tanto por mí:
4desde el cielo me enviará la salvación,
confundirá a los que ansían matarme,
enviará su gracia y su lealtad.

5Estoy echado entre leones
devoradores de hombres;
sus dientes son lanzas y flechas,
su lengua es una espada afilada.

6Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.

7Han tendido una red a mis pasos
para que sucumbiera;
me han cavado delante una fosa,
pero han caído en ella.

8Mi corazón está firme, Dios mío,
mi corazón está firme.
Voy a cantar y a tocar:
9despierta, gloria mía;
despertad, cítara y arpa;
despertaré a la aurora.

10Te daré gracias ante los pueblos, Señor;
tocaré para ti ante las naciones:
11por tu bondad, que es más grande que los cielos;
por tu fidelidad, que alcanza a las nubes.

12Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.

Anuncios

Acerca de gumersindomeirino

Dr. en teología. Disertante. Escritor.
Esta entrada fue publicada en El misterio de los Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s